sábado, 15 de enero de 2022

Sin dejar de escribir


Durante cerca de 12 años en este blog he publicado quincenalmente un post/entrada (en total más de 280) normalmente sobre emprendimiento, aunque también sobre otros temas sociales.

Últimamente, me siento obligado, por ese compromiso con los lectores del blog y conmigo mismo, a escribir un post cada 15 días, aunque no tenga ninguna idea que me parezca interesante comunicar.

Por eso, a partir de este post seguiré publicando de una forma irregular, solamente cuando tenga algo que me guste transmitir. No se cierra el blog, se cambia el ritmo sin dejar de escribir.


viernes, 31 de diciembre de 2021

El método Lean Startup no es la panacea universal


 

En 2005 Steve Blank publica “The Four Steps to the Epiphany” donde presenta su método del desarrollo de clientes. Este libro será el pistoletazo de salida para que otros autores como Eric Ries o Alex Osterwalder complementen lo que sería el núcleo del movimiento Lean Startup.

Desde entonces, la metodología Lean no ha parado de crecer y hoy día se aplica de forma generalizada a la creación de startups en el estado de validación del Modelo de Negocio (a las que yo llamo early startups).

A pesar de su éxito, la aplicación del método Lean Startup no es la pócima milagrosa para conseguir un éxito que parece sencillo en teoría, pero que no lo es en la práctica.

Entre las consideraciones a tener en cuenta al aplicar el método Lean están las siguientes:

·       La aplicación de la metodología puede llevar tanto a falsos positivos donde una idea aceptada por el método puede no ser viable, como a falsos negativos donde una idea rechazada podría haber llegado a tener un gran éxito.

·       El enfoque Lean se basa en validar un Modelo de Negocio y en conseguir los primeros clientes. Sin embargo, si se está creando algo disruptivo, los posibles primeros clientes probablemente no entenderán fácilmente la propuesta de valor.

·       El método no predice cuando hemos de pivotar si los ciclos ya hechos en el Bucle Lean no dan los resultados deseados. Esto puede llevar a rechazar una buena idea por no insistir lo suficiente. El resultado es que se reduce el coste del fracaso, pero también el impacto potencial del éxito.

·       Es difícil decidir que debe ser un MVP (con la V de vendible, no viable). No siempre es posible conseguir una respuesta fiable de los posibles clientes con un desarrollo preliminar. En particular, esto pasa cuando se trata de un producto que pretende crear un nuevo mercado. El primer iPhone probablemente habría sido un fracaso si hubiese salido al mercado como MVP.

·       El cambio de un desarrollo clásico en cascada por un enfoque de desarrollo ágil en paralelo a la validación del Modelo de Negocio. El desarrollo ágil implica hacer permanentemente prototipos rápidos y esto significa un coste importante en tiempo y recursos en el desarrollo del producto.

·       El método Lean puede conducir a un desarrollo muy lento hasta empezar a tener los primeros clientes. Es posible que, cuando lleguemos al mercado, algún competidor ya esté asentado en él.

·       La metodología Lean puede llevar a soluciones incrementales, pero no tan frecuentemente a resultados disruptivos. Incluso se puede entrar en el Bucle Lean y dar vueltas y más vueltas sin llegar a salir de él con una solución aceptable.

·       Las early startups que aplican el método Lean pueden fracasar con una ratio similar a las que no lo usan y aunque pueden reducir el coste del fracaso, también pueden perder el impacto potencial del éxito.

A pesar de los problemas expuestos y que el emprendimiento tiene una buena parte de arte y no solamente de procedimiento, soy un convencido de la metodología Lean Startup y de su método de formación The Lean Launchpad. Sin embargo, y a pesar de sus bondades, también reconozco que el método Lean Startup no es la panacea universal.

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Una Presidencia de Honor de la Unión Europea


 

La Unión Europea fue en su origen un modelo de valores que, como decía Jean Monnet, debía pretender unir personas, no estados.

“Nous ne coalisons pas des États, nous unissons des hommes”

Para materializar aquellos ideales eran necesarias estructuras de gobierno y gestión que, aunque muy mejorables, constituyen una maquinaria que hoy día ya está en funcionamiento.

Sin embargo, aquel espíritu original de unir a las personas es todavía una tarea pendiente. La consecuencia es que el sentimiento de los ciudadanos por el proyecto europeo languidece, como bien puso de manifiesto el presidente Macron en su memorable discurso en la Sorbona de setiembre del 2017.

Los ciudadanos requieren líderes, no solo estructuras administrativas. Por eso la Unión necesita una figura que encarne y represente, con más poesía que prosa, los valores del espíritu europeo original: una Presidencia Honoraria de la Unión Europea.

Si la política es el arte de aprovechar los momentos, ahora se presenta uno. Tras las elecciones al Bundestag el pasado 26 de setiembre, Angela Merkel ha abandonado la Cancillería Federal desde donde ha dirigido su país e influido notablemente en la política europea durante casi 16 años.

No hace falta glosar aquí la personalidad de Angela Merkel y su compromiso europeísta, que hacen de ella una magnifica candidata para encarnar por primera vez la figura de una Presidencia de Honor de la Unión Europea.

martes, 30 de noviembre de 2021

Buscar un cofundador es como buscar pareja


 

No hay leyes universales para incorporar cofundadores a un proyecto emprendedor de la misma manera que no las hay para encontrar pareja. Sin embargo, sí hay pautas generales a tener en cuenta.

A veces las ideas de negocio se impulsan, desde el inicio, por un grupo de personas que están dispuestas a llevarlas adelante. Este grupo que forma el núcleo del proyecto son los cofundadores de la early startup. En este caso los cofundadores están todos desde el principio formando una comuna.

Sin embargo, en un gran número de ocasiones es una sola persona la que impulsa la idea y cuando el proyecto adquiere cuerpo, puede llegar a considerar la necesidad de incorporar algún colaborador que le ayude y complemente.

Si el colaborador que busca ha de ser un empleado, se necesita que este sea un profesional experto en aquellas funciones que se le van a asignar como trabajador. Sus tareas, su dedicación y su salario quedan especificados en un contrato de trabajo que determinan su compromiso y su relación con el proyecto.

Si el colaborador, se va a convertir en cofundador, su incorporación puede tener un enorme impacto en el éxito o el fracaso del proyecto. En este caso no solamente se necesita que tenga conocimientos o experiencia en la tarea a desarrollar (tecnología, marketing, desarrollo de negocio, etc.), sino que ha de tener la voluntad de implicarse en el proyecto y hacerlo crecer.

Adicionalmente, y esto es muy importante, hay otras cualidades personales más importantes, si cabe, que las profesionales, como madurez emocional, honestidad, generosidad, etc. Encontrar personas con todas estas y aquellas cualidades (profesionales y personales) es difícil por lo que es conveniente contactar con muchas personas.

La búsqueda de un cofundador no es como un flirteo pasajero, sino que es como buscar una pareja estable, donde: a) no ha de ser de la misma familia (la consanguineidad no es buena idea), b) no ha de tener exactamente las mismas habilidades (no ha de ser un clon, pero sí los mismos objetivos), c) no hay que buscar más de uno al mismo tiempo (los tríos pueden ser complicados de gestionar) y d) no hay que precipitarse (la paciencia es fundamental. Se trata de una convivencia planeada como duradera).

Casarse con la persona adecuada para formar una familia es fundamental para el proyecto vital de una persona. De la misma forma un hito clave para el éxito de un proyecto emprendedor es la incorporación de un cofundador adecuado. Y es que buscar un cofundador es como buscar pareja

lunes, 15 de noviembre de 2021

Buscar cofundadores o financiación en una fase inicial


 

Cuando un emprendedor (o un pequeño equipo) tiene una idea de negocio y la empieza a impulsar, normalmente se plantea si debe buscar más cofundadores o una inversión inicial.

Al estar en el inicio del proyecto, donde quizás solamente tenemos el diseño del Modelo de Negocio, nuestra posición es frágil y las decisiones de incorporar un cofundador o buscar inversión externa pueden resultar muy caras en tiempo y en dilución del capital.

Si se trata de buscar financiación, probablemente va a ser muy difícil conseguirla y se necesitará una dedicación en tiempo nada despreciable, solo una de cada cien propuestas lo consiguen y normalmente en fases avanzadas de maduración. Si finalmente hay inversores que les gusta la idea en esta fase inicial (cosa rara) también será caro en capital ya que el riesgo es alto y por tanto se tendrá que dar una participación notable (por ejemplo, un 10%) por una cantidad inversión relativamente baja (digamos unos 50.000 euros).

Si hemos empezado solos y buscamos cofundadores en etapas tempranas, también puede ser costoso en capital. Ya que se tendrá que ofrecer una participación importante (que puede ser muy variable) por incorporarse al proyecto, aunque si nos presentamos ante los inversores con un equipo, la obtención de financiación será menos problemática.

¿Por qué recaudar inversión e incorporar cofundadores en esta fase? La razón principal es que queremos dinamizar el proceso y necesitamos personas que se impliquen, intensificar las acciones de marketing o dejar nuestro empleo para dedicarnos en cuerpo y alma a nuestro proyecto.

Normalmente, justificamos esa necesidad de acelerar nuestro proyecto con argumentos como "Si no consigo este dinero, el producto nunca se lanzará" o "Si no capto ese mercado, mi competencia lo hará", puede haber algo de verdad en ello, pero mucho menos de lo que solemos pensar.

Lo que tenemos que hacer en estos momentos es reflexionar si es posible avanzar con nuestro proyecto, aunque sea más lentamente y por debajo del radar de la competencia, hasta que tengamos validado el Modelo de Negocio. Entonces el coste de incorporar un cofundador o encontrar inversión no será ni tan difícil ni tan caro.

Solamente en el caso de que sea absolutamente imposible impulsar nuestro proyecto hemos de pensar seriamente en buscar cofundadores o financiación en una fase inicial.